EUCALIPTOS

Eucaliptos

FLOR DEL EUCALIPTO

Los eucaliptos son especies de árboles que pertenecen al género Eucalyptus. Estos son los árboles más comunes en Australia. Hay más de 700 especies de eucaliptos, casi todas ellas nativas de Australia. Por la rapidez de crecimiento de muchas especies, se puede encontrar cultivado en diversas regiones del mundo no por sus flores, sino por su tronco para la producción de madera y fabricación de pulpa de papel; y por sus hojas para la obtención de aceite esencial.

El nombre del género Eucalyptus deriva del griego eucaliptos que significa bien cubierto, y se refiere al opérculo (tapa)  que cierra el cáliz de la flor.

Colores de los eucaliptos

Las flores de estos grandes árboles por lo general son blancas, pero esto dependerá de la especie del árbol ya que pueden encontrar tanto amarillas como rojas.

¿Cuándo florecen los eucaliptos?

Su floración va desde marzo a noviembre, pero no es hasta verano que se deja ver las flores.

PLANTA DE EUCALIPTO

Los eucaliptos (Eucalyptus) es un género de árboles (y algunos arbustos) de la familia de las mirtáceas (Mirtaceae). Existen alrededor de 700 especies, la mayoría oriundas de Australia y Nueva Guinea. En la actualidad, se encuentran distribuidos por gran parte del mundo y, debido a su rápido crecimiento, frecuentemente se emplean en plantaciones forestales para la industria papelera, maderera o para la obtención de productos químicos, además de su valor ornamental.

El Eucalyptus globulus es la especie de eucalipto más conocida y plantada en el mayor número de países del mundo. Es fácil de establecer, de rápido crecimiento y resiste a los vientos y heladas. Es un árbol de buen porte y forma, usado como ornamental por su follaje plateado, fácilmente reconocible por el penetrante olor a alcanfor de las hojas al estrujarlas. La madera produce leña de buena calidad muy utilizada en las zonas altas de América del Sur. Es muy susceptible a sequías fuertes y prolongadas, así como a suelos poco profundos o muy compactos.

Cuidados de la planta

Nativo de climas templados, se le cultiva en áreas con temperaturas medias anuales de 12 a 18°C. La mayoría de los eucaliptos no toleran las heladas, o toleran ligeras heladas de hasta −3 °C a −5 °C; los más resistentes al frío son los llamados “eucaliptos de nieve”, tales como Eucalyptus pauciflora, el cual es capaz de resistir frío y heladas de hasta −20 °C. Dos subespecies, E. pauciflora subsp. niphophila y E. pauciflora subsp. debeuzevillei en particular, son más resistentes al frío y pueden tolerar inviernos completamente severos. Algunas otras especies, especialmente de las altas mesetas y de las montañas del centro de Tasmania tales como Eucalyptus coccifera, Eucalyptus subcrenulata, y Eucalyptus gunnii, han producido formas extremadamente resistentes al frío.

Se adapta a una gama amplia de suelos, aunque prefiere los bien drenados. Crece mejor en suelos profundos, arcillo-arenosos o francos de buena calidad. Además, los eucaliptos deben exponerse al sol y requieren cantidades considerables de agua para desarrollarse sana y rápidamente.

Algunos factores que limitan su crecimiento son los suelos poco profundos, la salinidad del suelo y el mal drenaje.

CARACTERÍSTICAS DE LOS EUCALIPTOS

Los eucaliptos son árboles y plantas medicinales perennes, de porte recto. Pueden llegar a medir más de 60 metros de altura, si bien se habla de ejemplares ya desaparecidos que han alcanzado los 150 metros. En algunos ejemplares la corteza exterior (ritidoma) es marrón clara con aspecto de piel y se desprende a tiras dejando manchas grises o parduscas sobre la corteza interior, más lisa. Las hojas jóvenes de los eucaliptos son sésiles, ovaladas, grisáceas y de forma falciforme. Estas se alargan y se tornan de un color verde azulado brillante de adultas; contienen un aceite esencial, de característico olor balsámico, que es un poderoso desinfectante natural.

TIPOS DE EUCALIPTOS

  • EUCALIPTO COMÚN, EUCALIPTO PLATEADO (Eucalytus globulus):

El eucalipto común es un árbol muy aromático, de hasta 50 metros de altura y 3 metros de diámetro a la altura del pecho, en los lugares de donde es nativo puede alcanzar más de 100 metros de altura. Tallo erguido liso, corteza azul grisácea, segrega una sustancia resinosa de color azul; el tallo joven es cuadrangular, retidoma fácilmente separable en láminas. Hojas enteras aromáticas, recubiertas de una capa cerosa blanca; las hojas jóvenes son sésiles, ovales, opuestas, glaucas y las adultas son alternas, verdes claras, pendulares, con pecíolo largo y grueso, lanceoladas, ligeramente curvas como una hoz, base asimétrica, ápice agudo, margen ligeramente crenada. Flores aromáticas, amarillo claro o blancuzcas, de forma cónica, solitarias, axilares, apétalas, caliz leñoso, verde con excreción cerosa, cerrado con opérculo que se desprende al abrir la flor. Frutos aromáticos, tipo cápsula coriácea con forma de copón o cáliz, con compartimientos que encierran numerosas semillas diminutas.

  • CAMALDULENSIS, EUCALIPTO (Eucalyptus camaldulensis):

Esta especie, junto con E. grandis y E. globulus, son las especie de eucaliptos más ampliamente plantada en los países del Mediterráneo. Es una especie siempre verde, de 24 a 40 metros de altura (hasta 50 metros en algunas regiones de Australia), fuste grueso de base recta y trono generalmente torcido, de 60 cm a 1 metro de diámetro. Con copa abierta e irregular, corteza lisa, blanca, ligeramente grisácea, desprendible en tiras largas o en placas irregulaes que exponen capas internas de corteza blanquecina. Tiene ramillas terminales rojizas, largas y delgadas que cuelgan en ángulos agudos. Hojas juveniles opuestas y posteriormente alternas. Las hojas adultas son lanceoladas, pecioladas, delgadas y pendientes, recurvadas, de borde liso, glabras, de color verde opaco en el haz, con envés ocasionalmente gris. Sus flores son blancas, en cabezuela (umbelas), con botones florales de forma ovobada, de base semirredonda y cubierta larga, cónica, punteada o rostrada. Frutos en ramilletes.

  • EUCALIPTO GRANDIS (Eucalyptus grandis):

Es un árbol de gran porte, de crecimiento rápido, adaptado a un rango amplio de suelos. Se asemeja un poco a Eucalyptus saligna, por lo que a menudo se le confunde con este, aunque se distingue de E. saligna porque no posee lignotubérculos y en forma natural crece en el pie de monte de las montañas, mientras que E. saligna lo hace en las laderas.

  • EUCALIPTO SALINGNA (Eucalyptus saligna):

Árbol de gran porte y rápido crecimiento, de corteza lisa, azulada, áspera en la base; a veces se confunde con E. grandis, del que se distingue por la presencia de ligotubérculos; crece en laderas y se adapta a sitios húmedos y frío-montanos. Tiene ramas persistentes, aún en la sombra.

  • EUCALIPTO TERETICORNIS (Eucalyptus tereticornis):

Especie de rápido crecimiento y mejor forma que E. camaldulensis, aunque menos resistente que este a la sequía. Produce leña de buena calidad y es uno de los eucaliptos con mayor rango de distribución, clasificado dentro del grupo de los “red gum”, de corteza lisa.

SIGNIFICADO DE LOS EUCALIPTOS

Las principales propiedades medicinales que se le adjudican son propiedades antisépticas, expectorantes y antiinflamatorias. Además, los eucaliptos son llamados también “árboles de la fiebre”, ya que son utilizados para secar pantanos, y al secar los pantanos desaparecen los mosquitos que transmiten la malaria y otras enfermedades tropicales.

El Eucalipto también se usa comúnmente en la protección mágica. Las hojas de eucalipto se pueden quemar para representar el aire y limpiar a una persona, lugar o espacio. También se puede usar para: traer alegría, ayudar a superar los bloqueos y reconciliar las dificultades en las relaciones. Además, esta planta es asociada a la prosperidad y su aroma libera los ambientes de las malas energías.

¿CÓMO CULTIVAR EUCALIPTO?

Si se quiere utilizar eucaliptos en el jardín, se debe tener en cuenta que son árboles muy agresivos para el resto de las plantas y que, con sus emanaciones químicas, son capaces de eliminar la competencia vegetal muy fácilmente. Hay que considerar que dentro de su alcance no crecerán otras plantas. Además hay de ser conscientes que son árboles que poseen raíces muy largas y potentes y que estas podrían dañar construcciones cercanas.

Para utilizar en el jardín, se aconseja utilizar especialmente las especies enanas. Otra posibilidad es utilizar grandes macetas.

Cultivar a partir de semillas:

Normalmente la semilla no requiere ningún tratamiento previo a la germinación, pero una estratificación de frío y humedad durante una semana asegura una germinación rápida y uniforme.

Las semillas se colocan en germinadores desinfectados, para evitar ataques de hongos. La germinación se produce en 7 a 10 días y se puede trasplantar solo cuando están presentes las hojas de la planta. Cuando la plántula se trasplanta a se debe de tener mucho cuidado con las raíces para evitar desecación y daño a la raíz principal.

Estas se pueden trasplantar a macetas u bolsas plásticas hasta que adopten un tamaño que permita al árbol sobrevivir en el exterior. Este proceso puede tardar de 6 a 10 meses. Durante este período es necesario proteger de las heladas. Para ello se puede utilizar cobertores sobre las plantas o riego abundante, cuidando que haya buen drenaje.

Luego, el sitio de plantación en el exterior debe prepararse cuidadosamente para asegurar el establecimiento y buen crecimiento inicial. Es necesario controlar adecuadamente las malezas durante el 1er año y medio de vida. En suelos muy compactados, se debe practicar una aradura previa del terreno.

Las distancias de plantación se recomienda que sean desde 1 a 3 metros entre cada árbol.

Otro árbol muy fácil de cultivar en el jardín es la guayaba 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *