LAVANDA

Lavanda

FLOR DE LAVANDA

Pocas plantas son tan afamadas como la lavanda, conocida también con el nombre de espliego. La incorporación de su esencia (muy aromática, agradable y duradera) a numerosos productos de higiene y cosmética ha logrado que su aroma resulte familiar. Estas plantas se usan desde la antigüedad como ornamentales y para la obtención de esencias, así como medicinales, aromatizantes y condimentarias.

El nombre botánico de la lavanda es Lavandula, y su nombre de género, proviene del latín lavandus, “para ser lavado” o lavare, “para lavarse”. La lavanda pertenece a la familia de las lamiáceas (Lamiaceae), la misma familia que la menta, junto con el romero, el tomillo y la salvia, y muestra el característico tallo cuadrado, las hojas opuestas y la corola con labios en la flor.

Color de la lavanda

El color más popular de las lavandas es púrpura, pero, no muchas personas conocen que estas flores vienen en todos distintos al púrpura, como en tonos blancos o rosados.

¿Cuándo florecen las lavandas?

La lavanda generalmente se considera una flor que florece en verano, pero no se debe esperar demasiado de las nuevas plántulas el primer año en que se cultiva o se compra la planta. Para el segundo año, si se obtendrá una bonita y llamativa planta. Las flores florecen típicamente en junio, julio o agosto. Algunas especies tienen una segunda floración más escasa (alrededor del 25 por ciento de las especies después del primer corte), aunque algunas variedades se han producido para producir una segunda floración mucho más grande.

PLANTA DE LAVANDA

La Lavandula es un género conocido comúnmente como lavanda, alhucema, espliego o cantueso, que pertenece a la familia de las lamiáceas (Lamiaceae). Se distribuye en lugares secos, pedregosos o rocosos en todo el Mediterráneo, el norte de África, las islas Canarias, la India y el Medio Oriente. La mayoría de las fuentes citan el área mediterránea (Grecia, Francia, España y la costa del norte de África) como el hábitat nativo de la lavanda, pero varios botánicos creen que la India también puede haber sido parte del rango de origen.

Hay más de 30 especies de lavanda. Son plantas de hoja perenne, arbustivas, con hojas de color verde plateado, flores de color azul púrpura y tallos leñosos. Todas las partes de las plantas, excepto las raíces, contienen aceites esenciales que, en la naturaleza, proporcionan a las plantas mecanismos de defensa contra los veranos calurosos y secos en los que crecen. Se cree que los aceites evitan la pérdida de agua; su sabor amargo los hace no comestibles para la mayoría de las plagas y el ganado; y sus olores fragantes atraen insectos polinizadores.

Cuidados de la planta

La lavanda se considera una planta rústica, ya que se desarrolla bien con frío, viento y nieve; además tiene bajos requerimientos de agua y suelos.

La lavanda se adapta a una gran diversidad de suelos, sin embargo, aquellos con buen drenaje y texturas medias son los que permiten un buen crecimiento de la planta. Este suelo puede estar conformado por 25% de arcilla y al menos 50 % de arena.

La lavanda no conoce las plagas de insectos, pero demasiada humedad puede pudrir la raíz y matará a las plantas. Por lo cual se recomienda esperar que el suelo esté completamente seco entre cada riego.

Estas son plantas que viven a pleno sol y que en un lugar privilegiado pueden vivir de 20 a 25 años.

La poda debe hacerse luego de finalizada la floración para eliminar todos los tallos florales, pero no hay que excederse podando, ya que una poda radical puede ser fatal para la planta. Se recomienda cortar con un instrumento afilado que esté limpio y desinfectado para evitar infectar los tejidos.

La mayoría de las lavandas crecen bien en las zonas climáticas 5 a 8, aunque algunas variedades crecerán en las zonas 9 y 10. Dado que las lavandas, como la mayoría de las plantas, se ven afectadas por el calor húmedo y las heladas, se recomienda investigar cual zona climática habitará la lavanda y así se sabrá qué tan bien le irá a la planta.

CARACTERÍSTICAS DE LA LAVANDA

Las lavandas son plantas sufruticosas y perennes. Tienen tallos de sección cuadrangular, generalmente muy foliosos en la parte inferior. Sus hojas son lanceoladas a anchamente elípticas, enteras, dentadas o varias veces divididas, con pelos simples, ramificados y glandulíferos. La inflorescencia es espiciforme, formada por verticilastros más o menos próximos, con frecuencia con largos escapos. Las brácteas son diferentes de las hojas, frecuentemente coloreadas, las superiores a veces son muy diferentes y sobresalientes en penacho o corona. Corola bilabiada, color lila, azul, violeta o blanco.

TIPOS DE LAVANDAS

La taxonomía de la lavanda es confusa. Las designaciones en francés, inglés y español no son puntos de referencia botánicos y, a veces, solo se refieren al país en el que se plantan las lavandas. La mayoría de las variedades llamadas inglesas son de la especie L. angustifolia, pero esta especie también se planta en Francia.

Debido a tal ambigüedad, en este artículo no se citan las variedades por nombre de país. Se citarán por su nombre botánico, que consiste en el género y las especies en latín, y el nombre de la variedad en inglés.

El uso de los nombres latinos puede parecer difícil, pero a la larga será menos confuso. Con respecto al uso del nombre de un país, sin embargo, existe una excepción. “Dutch” es un nombre variante de Lavandula x intermedia, y también es una variedad atractiva. “Dutch” se refiere a una planta específica y no es un atractivo para cada lavanda cultivada en los Países Bajos.

Debido a que la lavanda es tan fácil de polinizar, cada año se ofrecen múltiples variedades. Los cultivadores de plantas buscan constantemente un mejor color de flores o follaje, diferentes hábitos de crecimiento, tiempos de floración más tempranos o más tardíos, la capacidad de volver a florecer, mayor resistencia y, especialmente, combinaciones de plantas con las características más deseables. Algunas variedades son difíciles de distinguir porque las diferencias como la resistencia o el tiempo de floración no son evidentes de inmediato. Algunas de las especies más conocidas son:

  • LAVANDA INGLESA, LAVANDA VERDADERA (Lavandula angustifolia):

A veces es llamada Lavandula vera o Lavandula officinalis. El epíteto angustifolia significa “hoja estrecha”, debido a su dulce aroma y sabor. Esta característica la hace la mejor especie para cocinar. La mayoría florecerá de la semilla en dos años. Esta especie contiene muchas variedades, todas con una fragancia dulce y cabezas de flores que aparecen en una espiga corta.

  • LAVANDA ESPIGA, ESPIGA (Lavandula latifolia):

El epíteto latifolia significa “hojas anchas”, debido a que estas plantas tienen hojas más anchas y grises que las de L. angustifolia. L. latifolia también tiene espigas de flores más altas que las angustifolias, hojas de color gris oscuro, flores de color azul brillante y un olor a alcanfor en lugar de un olor dulce, así que no es utilizada para cocinar. Los brotes axiales crecen desde el tallo de la flor principal. Se propaga fácilmente de la semilla.

  • LAVANDÍN (Lavandula x intermedia):

Este nombre se refiere al híbrido de Lavandula angustifolia y Lavandula latifolia, que produce L x intermedia, un hermoso cruce entre los dos padres con unas excelente características de ambos.

Como Lavandula x intermedia es un bocado que decir, la versión abreviada en jardineros es lavandín. Estas plantas florecen generalmente un mes más tarde que las angustifolias y además, son más tolerantes a humedades altas. Esta especie generalmente no produce semillas y debe propagarse a partir de esquejes.

  • LAVANDA FRANCESA (Lavandula dentata):

Los bordes dentados de las hojas inspiraron el nombre de esta especie. Esta es una especie tierna, con hojas dentadas y cabezas de flores cortas en tallos largos. Las variedades de L. dentata a veces se llaman lavandas francesas, pero otras se llaman descuidadamente por el mismo nombre, así que es mejor fijarse en el nombre botánico para estar seguro.

SIGNIFICADO DE LA LAVANDA

La historia de la Lavanda se remonta a los primeros días de la civilización. Algunas especies de Lavanda se han cultivado ampliamente desde la antigüedad ya que son plantas de jardín familiares y, por lo tanto, hay muchas leyendas y significados asociados con estas plantas.

Hay muchas leyendas que rodean la historia de la Lavanda, incluyendo una que defiende que la lavanda vino del Jardín del Edén a manos de Adán y Eva. Hay evidencias de que ya los antiguos egipcios usaban aceite de Lavanda en los procesos de momificación, dándole un significado de belleza y eternidad. Por otra parte, los romanos la usaban para perfumar y desinfectar sus baños y probablemente lo llevaron a Inglaterra cuando se mudaron al norte para conquistar.

Fue una de las plantas traídas por los colonizadores a América con otras especies favoritas para que el nuevo mundo se sintiera más como en casa. Actualmente la flor se utiliza para limpiar el ambiente que se coloque y producir frescura, alejando las malas vibras y atrayendo paz y sinceridad.

¿CÓMO CULTIVAR LAVANDA?

Algunas especies crecen fácilmente a partir de semillas y son muy fáciles de hibridar. Pero, independientemente de la especie, la mejor técnica de cultivo es a partir de esquejes.

Cultivar a partir de esquejes:

La época recomendada para multiplicar la lavanda a través de esquejes es cuando se acabe la floración, es decir, al final del verano. Los esquejes a escoger deben ser de las ramas no floríferas de un año, y deben de tener un largo entre 10 a 15 cm con una parte leñosa.

Posteriormente, se eliminan todas las hojas inferiores del esqueje y se unta el corte del esqueje con un polvo para favorecer el enraizamiento. Luego, se llena la maceta con el sustrato previamente preparado, se hacen agujeros y se colocan los esquejes dentro de los agujeros. Instantáneamente se compacta delicadamente la tierra para que el esqueje quede bien sujeto y se cubre la maceta con alguna bolsa de plástico transparente. Se recomienda colocar estacas en la maceta para ayudar a sostener la bolsa sin que pegue a los esquejes plantados.

Esta bolsa de plástico se coloca con el objetivo de mantener ligeramente húmeda la tierra, procurando regar sin mojar la planta en enraizamiento. Día a día se va apartando un poco el plástico para controlar la humedad de la tierra y eliminar del plástico el agua de condensación.

Cuando se observen los primeros retoños, el esqueje habrá producido raíces. Es allí cuando se aparta por completo el plástico y se coloca la maceta en una zona más luminosa, a la misma temperatura y se espera a que los esquejes se robustezcan.

Otras plantas arbustivas muy fáciles de cultivar en el jardín son el hinojo y la hierbabuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *