hierbabuena

Hierbabuena

FLOR DE HIERBABUENA

La hierbabuena (Mentha spicata) es una de las plantas con propiedades medicinales más utilizadas por el hombre actual. Pertenece a la familia de las Lamiáceas y se conoce como toronjil de menta, menta inglesa, entre otros. Es una hierba aromática con el tallo ramoso y flores pequeñas en verticilos blancos.

La familia Lamiaceae ha sido objeto de numerosos estudios a nivel mundial debido a la utilidad de sus especies aromáticas y medicinales, como las mentas (Mentha spp.), las albahacas (Ocimum spp.), el romero (Rosmarinus officinalis) y el tomillo (Thymus spp.).

El nombre del género Mentha deriva del latín Mintha y este a su vez del griego Minthe. Según la mitología griega, Minthe era una ninfa nacida en el río Kokytos que fue perseguida por el dios Hades; Perséfone, esposa del dios y movida por los celos, la convirtió en la planta que lleva su nombre.

Color de la hierbabuena

Las pequeñas flores son lilas, rosadas o blancas.

¿Cuándo florecen la hierbabuena?

Las flores aparecen principalmente durante los meses de verano.

PLANTA DE HIERBABUENA

La Mentha spicata es una hierba perenne de crecimiento rápido que pertenece al género Mentha, que a su vez forma parte de la familia de las Lamiáceas (Lamiaceae). Es conocida comúnmente como hierbabuena, yerbabuena, agua florida, hierbabuena de menta o piperita. Su origen se sitúa en Europa, África y Asia, aunque hoy su cultivo se extiende por todo el mundo.

El género Mentha está constituido por unas 20 especies creciendo en ambientes húmedos, abiertos y hasta acuáticos, especialmente en la zona mediterránea pero extendidas hasta Europa, Asia, África y escasamente en América.

La hierbabuena procede de la hibridación de 2 tipos de menta. La mezcla de la menta negra (Mentha x piperita), que tiene un tono violáceo, y la menta blanca, de un color verde más uniforme, es el origen de la hierbabuena, que ofrece un fuerte aroma que la distingue de otro tipo de mentas. Existen aproximadamente unas 20 especies de menta distintas, que apenas se pueden distinguir entre sí por su gran parecido.

Cuidados de la planta

Algunos factores que pueden alterar el crecimiento de la hierbabuena son la altitud del terreno, la humedad, la insolación, la calidad del suelo y los abonos.

Se cultiva muy bien en maceta o directamente en la tierra, pero necesita agua en abundancia y un buen drenaje. Si está en macera durante el verano, el riego tendrá que ser regular, aproximadamente 2 a 3 veces por semana. El resto del año entre se regará entre 1 y 2 veces cada 7 días. En cambio, si la hierbabuena está directamente en el suelo, bastará con 2 riegos por semana durante el primer año, y uno a partir del segundo año.

Requiere suelos fértiles, frescos y húmedos. Se recomienda un sustrato compuesto por turba negra mezclado con un 10-20% de perlita o cualquier otro material poroso. Esta mezcla evitará que la tierra quede encharcada, lo cual podría perjudicarla.

Se desarrolla bien a pleno sol, con sombra parcial e inclusive en la sombra, aunque en este último caso disminuye el contenido de aceites esenciales. Las temperaturas ideales para su desarrollo óptimo oscilan entre los 15º y los 30ºC. Esto la hace poco tolerante a las bajas temperaturas, razón por la que si en la zona donde se cultiva hace mucho frio, se tiene que proteger de las bajas temperaturas, para que no se dañe o muera.

La primera cosecha puede producirse a los 3-4 meses después de sembradas las plantas y posteriormente se realizan cortes a 10 cm de la altura del suelo a intervalos de 2-3 meses. Después de cada corte se aplica abono orgánico y abundante riego. Esta poda después de la floración ayudará a que la planta se mantenga baja y frondosa.

CARACTERÍSTICAS DE LA HIERBABUENA

La hierbabuena es una hierba perenne, estolonífera, lampiña o un poco pilosa; de tallos radicantes decumbentes, ascendentes, angulosos, de color violáceo. No suele sobrepasar los 30 centímetros de altura. Posee hojas opuestas cortopecioladas oblongas de superficie rugosa y margen aserrado, de color verde oscuro, brillante en el haz. Tiene florecitas de color blanco-violáceas, agrupadas en espigas terminales. Su fruto viene con 4 nuececillas.

SIGNIFICADO DE LA HIERBABUENA

La hierbabuena ha sido usada desde la antigüedad como planta medicinal. Tiene diferentes propiedades útiles, como son sus efectos antiespasmódicos, es carminativo, antiséptico, analgésico, antiinflamatorio y estimulante.

Diferentes culturas oriundas de Europa, Asia y África le catalogaron diferentes significados a esta planta. En Egipto, se colocaba en las tumbas de los faraones. Los griegos advertían a los soldados del consumo de menta, por sus efectos afrodisíacos. Finalmente se la prohibieron en tiempos de guerra. Su refrescante aroma hizo que la usasen en perfume. Los romanos también la usaban como hierba de cocina. Los árabes bebían té de menta para aumentar sus defensas contra los insectos transmisores de enfermedades, y como afrodisíaco. Mezclándola con miel, endulzaban su aliento después de ingerir vino, práctica castigada para ellos con la muerte.

¿CÓMO CULTIVAR HIERBABUENA?

La planta de hierbabuena se puede cultivar mediante semillas, esquejes, rizomas o estolones (es un brote lateral que nace en la base del tallo). Estas se pueden plantar en gomas viejas, macetas de barro u otros recipientes colocados en patios, balcones o azoteas de los hogares que no disponen de parcelas de tierra.

Una recomendación para el cultivo de hierbabuena en macetas o en el jardín es que crece muy bien en suelo rico en materia orgánica y algo húmedo; si en el jardín va a estar junto a otras plantas, es mejor plantarla con la misma maceta para limitar su crecimiento y que no se extienda demasiado, ya que es muy invasora y competiría con las otras especies de alrededor. Si es necesario, se puede controlar su crecimiento recortándola de vez en cuando; en primavera hay que aportar fertilizantes minerales.

Cultivar a partir de estolones:

La multiplicación de la hierbabuena mediante estolones es recomendable realizarla en los meses invernales y a principios de primavera. Estos estolones se separan de plantas madres de uno o dos años de edad, sanas. Se deben escoger estolones de aproximadamente 15-20 cm de largo, obtenidos de los extremos de las ramas. Inmediatamente, se deben plantar a una profundidad de 7 a 8 cm y con una distancia entre cada planta de alrededor de 10 a 20 cm.

Cultivar a partir de esquejes:

Otra forma de obtener una nueva planta de hierbabuena es utilizando esquejes. Después de 4 o 5 días de haber plantado el esqueje, se comienza a ver el crecimiento de la planta. Produce un rápido espesor y robustos tallos, llenos de hojas de intenso aroma.

Cultivar a partir de rizomas:

Para multiplicar la hierbabuena por rizomas, se deben elegir trozos de rizomas de ejemplares vigorosos que se plantan en invierno a una profundidad de 4 a 8 cm. Al brotar, los rizomas originan numerosas plántulas que al alcanzar entre 10 y 15 cm de altura pueden ser trasplantadas al lugar definitivo. El trasplante se realiza a principios de primavera. Es un cultivo poco exigente, aunque es importante regar con frecuencia y eliminar las malezas porque algunas pueden reducir la calidad de la producción.

Otras hierbas muy fáciles de cultivar en el jardín son la albahaca y la cúrcuma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *