Rosas

Rosas

Se dice que la rosa es la reina de las flores, ya que es una de las flores más populares y consumidas alrededor del mundo. Las rosas se cultivan para uso ornamental por la belleza y fragancia de su flor; pero también para la extracción de aceites esenciales, utilizados en perfumería y cosmética, usos medicinales (fitoterapia) y gastronómicos.

Se denomina rosas a las flores pertenecientes al género Rosa. Este género está constituido por más de 200 especies nativas mayoritariamente de Asia y un número reducido nativas de Europa, Norteamérica y África. Este género está compuesto por un grupo de arbustos espinosos y floridos, las cuales son los representantes principales de la familia de las rosáceas, llamando “rosal” a la planta.

El nombre Rosas proviene directamente del latín Rosa que era como se llamaba esta flor. A su vez, este nombre, parece que deriva del griego Rhondon, que significa “que produce olor” y se refiere a la particular fragancia de esta flor.

COLORES DE LAS ROSAS

La rosa es una de las flores que más significados posee: El amor, romanticismo, belleza, pasión, amistad y dulzura, son algunas atribuciones que se le puede dar a esta reina de las flores. Sin embargo, esto cambia dependiendo del color de esta flor:

  • Rosadas: simboliza al amor a primera vista, apreciación y agradecimiento.
  • Amarillas: Representa la amistad, alegría, luz y optimismo. Las rosas con este color suelen ser regaladas entre amigos, especialmente cuando han superado una de sus metas personales.
  • Rojas: Representa los sentimientos de amor y enamoramiento, también el fuego, la pasión y la sensualidad.
  • Naranjas: simbolizan apoyo y agradecimiento. De igual manera transmite energía, entusiasmo, éxito y triunfo.
  • Blanca: este color se asocia al amor, pero de una manera más pura y casta.

CARACTERÍSTICAS DE LAS ROSAS

En su mayoría las rosas son plantas arbustivas y leñosas, normalmente de hoja caduca, aunque las hay de hoja perenne. Su tallo es circular, verde y con abundancia de espinas cuando son jóvenes y marrones y con pocas o ninguna espina cuando son ramas viejas. Sus hojas son compuestas por un número impar de foliolos anchos y dentados. Al brotar tienen coloraciones moradas o rojizas que poco a poco se tornan verdes y con brillo. En su origen la rosa poseía numerosos estambres y cinco pétalos, sin embargo, su cultivo y obtención de variedades ha hecho que los estambres se conviertan en pétalos dando lugar a flores con muchos pétalos y pocos o ningún estambre, ya que son los pétalos los que poseen los nectarios que producen su aroma, siendo más olorosas aquellas que posean más pétalos. El fruto está encerrado dentro del receptáculo más o menos carnoso, globoso, ovoide o elipsoide, rojizo, constituyendo una estructura compleja denominada cinorrodón y llamada comúnmente escaramujo. En cuanto a su altura, se pueden encontrar desde plantas enanas o miniaturas hasta plantas gigantescas como las trepadoras, alcanzando hasta los diez metros, aunque lo normal es que alcancen una altura aproximada de un metro.

TIPOS DE ROSAS

Existen un centenar de especies de rosa. En todas ellas hemos de considerar que tienen el nombre del género Rosa más el de la especie que las hace particulares. De manera que, entre ellas tenemos, por ejemplo, las siguientes:

ROSAL SILVESTRE (Rosa canina):

El término “canina” se refiere a la forma de diente de los aguijones de esta rosa. Este es un arbusto espinoso de hoja caduca de la familia de las rosáceas, nativo de Europa, el noroeste de África y Asia occidental. También ha sido introducido en Norteamérica y otras partes del mundo. Actualmente su distribución es bastante amplia. Las flores, solitarias o agrupadas en corimbos, son de color rosa pálido o blancas, de 4 a 6 cm de diámetro, con cinco pétalos, y maduran en una fruta ovoide de color rojo intenso, de tipo cinorrodón, de un tamaño entre 1,5 y 2 cm.

ROSA CHINA (Rosa chinensis):

El término “chinensis” procede del latín y significa “de China”. Es un arbusto que alcanza un tamaño de hasta 1-2 metros de altura. De hoja pinnada, de 3-5 foliolos, con 2,5–6 cm de largo y 1-3 cm de ancho. En la especie salvaje (a veces listada como Rosa chinensis var. spontanea) las flores tienen cinco pétalos de color rosa a rojo. Su fruto es un escaramujo rojo de 1-2 cm de diámetro.

ROSAL DE CASTILLA, ROSAL DE FRANCIA (Rosa gallica):

El término “gallica” procede del latín y significa “de Francia”. Es un arbusto de hoja caduca que puede alcanzar hasta dos metros de altura, los tallos están provistos de aguijones y de pelos glandularios. Las hojas, cuentan con desde tres a siete capas verde azuladas. Las flores están reunidas en grupos de 1 a 4. Son flores simples, donde la corola cuenta con cinco pétalos olorosos de color rosa. Los frutos de forma globulosa a ovoide, tienen de 10 a 13 mm de diámetro y cuando maduran son de color naranja-marrón. Esta especie es fácil de cultivar en suelos muy drenados con exposición al sol o a media sombra; puede resistir fríos de hasta 25 °C bajo cero.

ROSA INGLESA, ROSA DE HOJA ROJA (Rosa glauca):

El término “glauca” viene del latin glaucus que significa “verde claro”. s un arbusto deciduo grande de ramaje espinoso, alcanzando 1,5-3 m de altura. Son muy distintivas sus hojas, glaucas azul verdosas a cobreadas o purpúreas, y cubiertas de una cerosidad brillante; tienen 5-10 cm de largo y 5-9 folíolos. Las flores son frágiles, rosadas claras de 2,5-4 cm de diámetro, en grupos de 2-5. Fruto escaramujo rojo oscuro, globoso de 10-15 mm de diámetro. Sus pétalos caen fácilmente por el rociado del riego, tanto como por el viento y la lluvia.

ROSA MOSQUETA (Rosa rubiginosa):

El término “rubiginosa” procede del latín rubigo, que significa “óxido” y se refiere al color de las glándulas rojizas que aparecen especialmente en el envés de las hojas. Es un arbusto silvestre nativo de Europa, donde se cultiva sobre todo en el Reino Unido por su bella flor de color rosa pálido, pero que también se encuentra en estado silvestre en Chile como en Argentina. Su fruto, conocido como escaramujo, se utiliza para la confección de dulces y mermeladas y para hacer infusiones. El aceite extraído de sus semillas se aprovecha en cosmética.

ROSAL SILVESTRE (Rosa sempervirens):

El término “sempervirens” es una expresión latina que significa “siempre verde” dado que es un tipo de rosa que posee hojas perennes. Arbusto espinoso, con tallos trepadores o rastreros. Hojas persistentes, divididas en un número impar de foliolos; foliolos con el margen aserrado, coriáceos. Flores hermafroditas, pediceladas, solitarias o en grupos de dos a nueve; cinco sépalos enteros, rara vez con algún lóbulo; cinco pétalos blancos, de 10 a 30 mm. Florece en primavera y fructifica en otoño.

Rosa foetida Herrmann:

El término “foetida” es una palabra latina que significa fétida, de mal olor. Tiene flores amarillas, con una suave y ácida esencia que puede ser desagradable, de ahí su nombre de especie.

Rosa gigantea:

El término “gigantea” es una palabra que procede del latín y significa “gigante, enorme”. Como su nombre lo dice, es la especie más grande de las rosas, alcanzando los 10-15 cm de ancho con flores de color blanco o crema. Trepa hasta los 20 metros o más en las coronas de otros árboles.

¿CÓMO CULTIVARLA?

Para cultivar una rosa se debe esperar a que la flor esté en floración y no molestar a sus raíces cuando se pase a otro lugar. Se debe cortar la parte inferior de la maceta y establecer el cepellón empaquetado en el hoyo del jardín para hacer la plantación. Luego, se hace una hendidura a un lado del envase y se extrae con cuidado antes de rellenar el agujero con la tierra que ha sido modificada con compost.

En un clima cálido y seco, las rosas necesitan un poco más de agua a la semana. Es necesario que cuando se rieguen las rosas, se asegure que el agua se filtre en la tierra para llegar a las raíces pero que no moja el follaje. Si se moja el follaje de los rosales podrías provocar que las hojas enfermaran por culpa de los hongos y que el rosal se muriera.

Lo ideal es que las rosas puedan disfrutar de por lo menos seis horas de sol diarias, por lo cual se recomienda colocar la planta a semisombra, ya que las rosas les encantan el sol y su energía es lo que les ayudará a mantenerse fuertes y a crecer saludablemente

CUIDADOS DE LA PLANTA

Un dato curioso para ayudar a que el rosal crezca con mayor energía y más rápido incluso en verano, es colocar algunas bolsas de té debajo del matillo. Las bolsas de té aportaran nutrientes (entre ellos ácido tánico) al suelo al momento de regar la planta que estimulará el crecimiento de las rosas.

A la primera señal de que las rosas tienen enfermedades en las hojas, se debe evitar que las demás hojas se contagien. Para evitar que las demás se contagien se debe rociar las hojas con una solución de bicarbonato de sodio. Se debe mezclar dos cucharadas pequeñas de bicarbonato de sodio y unas gotas de jabón líquido con un poco de agua. Luego, se debe pulverizar todo el arbusto con la mezcla y aplicar este método a cada cinco días hasta que las manchas desaparezcan.

¿CUÁNDO FLORECEN LAS ROSAS?

Los rosales florecen continuamente durante todo el año desde primavera hasta principios de invierno (o más en climas cálidos). Para que esto ocurra hay que cortar las rosas marchitas. Una técnica popular consiste en seguir el tallo de la rosa seca hasta encontrar la primera rama con cinco hojas y cortar inmediatamente por encima de ella. Luego, entrado el invierno, se hace la poda radical, dejando nada más que cuatro o cinco ramas de un palmo desde el tronco principal. También se puede hacer media poda en medio de la temporada para mantener el rosal en un tamaño mediano. Esta no es necesaria para la salud de la planta ni para que florezca más.

Los cortes deben hacerse con tijera bien afilada para que resulten limpios, es decir, sin picotazos. Deben ser sesgados, evitando los cortes rectos y no se deberán dejar fibras en ellos. Se debe cortar medio centímetro de la yema exterior en forma sesgada hacia adentro para que cuando llueva o se riegue la planta el agua corra y no se concentre en la yema perjudicando el crecimiento floral. Al rosal de pie se le deberá dar forma de copa de vino para permitir un buen acceso a la luz a toda la planta. Las rosas deben podarse cuando terminan de brotar las hojas.

Otras plantas floreadas fáciles de cultivar en el jardín son las orquídeas y los jazmines

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *