muicle

Muicle

FLOR DE MUICLE

La flor de muicle (también conocida como moyotli, mohuite, micle, moyotle, añil de piedra, madreselva mexicana, trompetilla o limanin) es una flor muy vistosa que ha sido utilizada (así como sus hojas, tallos y frutos) desde tiempos remotos por tribus mexicanas para realizar distintos remedios medicinales enfocados a enfermedades respiratorias, cutáneas, gástricas, entre otras. En la actualidad, diferentes estudios científicos han validado su efectividad terapéutica contra diferentes enfermedades, lo que ha permitido que varias culturas adoptaran esta planta en su listado de plantas medicinales. Se trata además de una especie que progresa excelente en jardines y huertos familiares.

Su nombre científico es Justicia spicigera, que es otorgado en honor del horticultor escocés James Justice.

Color del muicle

La flor de muicle presenta un color uniforme en tonalidades naranja brillante y roja.

¿Cuándo florecen los muicles?

Florece desde principios de primavera hasta el verano por un período de hasta 9 meses

PLANTA DE MUICLE

El muicle, llamada científicamente Justicia spicigera, es una planta que pertenece al género Justicia, que forma parte de la familia de las Acantáceas. Esta planta es nativa de Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Nicaragua. Normalmente, el muicle está distribuido en climas cálidos, semicálidos, secos, semisecos y templados desde el nivel del mar hasta los 3.000 msnm.

Cuidados de la planta

El muicle prefiere un lugar donde la incidencia a la luz solar sea total o parcial, ya que en lugares con baja exposición, los tallos de la planta crecen de forma exagerada y no florecen bien.

Además, el muicle es bastante tolerante a la sequía, pero crece mucho mejor cuando se riega regularmente, de 10 a 20 litros 1 vez por semana en las temporadas calurosas del año y cada 2 semanas en las temporadas frías. Es sumamente importante que el sitio donde esté plantado el muicle tenga un buen drenaje.

Otro dato relevante, es que el muicle tiene una tasa de crecimiento moderada a rápida y no es particularmente exigente con el suelo. Eso quiere decir, que puede crecer en suelos pobres, pero presentará una floración defectuosa y una marcada escasez de hojas. Por lo cual, se recomienda preparar el sustrato antes de la plantación.

Una ventaja de esta planta es que necesita poco mantenimiento, solo requiere podar esporádicamente el arbusto para que crezca de una forma uniforme y sana.

CARACTERÍSTICAS DE LOS MUICLES

El muicle es un pequeño arbusto erecto o escandente que florece la mayor parte del año y es atractivo para los colibríes. El arbusto crece de 2 a 4 pies de alto y se extiende de 3 a 6 pies de ancho. Los tallos jóvenes son cuadrangulares, pubérulos a lo largo de 2 líneas. Con hojas ovadas, de 6,5 a 17 cm de largo y 3,5 a 9 cm de ancho, de color verde amarillo. Una característica que distinguen a las hojas es que las hojas suaves y aterciopeladas se hacen más grandes en lugares con sombra parcial. Otra característica es que tras un tiempo, éstas cambian de color y se pintan de negro.

Las inflorescencias están en forma de panículas espigadas laxas, terminales y axilares, secundifloras, de hasta 10,5 cm de largo. La flor estrechamente tubular es de color uniforme, en tonalidades naranjas y rojas, las cuales cuelgan del tallo por lo que de ahí proviene el característico nombre de trompetilla. Sus flores aparecen en casi cualquier época del año.

Los frutos de 17 mm de largo, mediano, de forma semiesférica y consistencia semileñosa, de 7 a 10 cm de diámetro y semillas pequeñas con sabor semidulce.

SIGNIFICADO DE LOS MUICLES

El muicle es un arbusto conocido desde la antigüedad y considerado por tribus antepasadas como una bendición natural para preservar la salud o prevenir enfermedades. Se dice que la planta sorprendió a los colonizadores a su llegada a América. Desde entonces, se ha aprovechado sus beneficios para tratar algunas enfermedades que se presentaban como pandemias, como por ejemplo, la disentería.

¿CÓMO CULTIVAR MUICLE?

Existen dos maneras de plantar muicle: por separación de retoños con todo y raíces o a través de los brotes.

Lo primero que se debe hacer es escoger una maceta con un tamaño ideal que permita el crecimiento de la planta. Ya que, como se mencionó anteriormente, en condiciones normales, la planta crece entre 2 a 4 pies de alto y se extiende de 3 a 6 pies de ancho. Es muy importante que la maceta posea los orificios de drenaje en la base, debido a que un mal drenaje puede causar que las raíces de la planta se pudran o asfixiar la planta.

Por otra parte, es importante que el sustrato (o suelo) que se va a utilizar sea preparado adecuadamente, sobre todo con el aporte de materia orgánica que asegure los nutrientes necesarios. Esto asegurará que la planta tenga una floración adecuada y el crecimiento de muchas hojas.

Posteriormente, se debe colocar una parte del sustrato en la maceta y se debe hacer un hoyo en él. El tamaño del hoyo deberá ser el doble del diámetro de la maceta donde ya esté el retoño. Luego, con mucho cuidado de no romper las raíces, se saca el retoño de la maceta y se coloca en el hoyo, de forma que el borde superior del cepellón quede en el mismo nivel de la superficie del suelo. Se rellena el hoyo, se comprime alrededor del cepellón para fijar bien la planta y posteriormente se riega.

La otra forma de plantar muicle es a través de brotes de una planta anterior. Para esto se recomienda llenar la maceta escogida (siguiendo las indicaciones mencionadas anteriormente) con el sustrato previamente preparado hasta ¾ de la maceta. Luego, se toma sin cortar una rama de la planta que posea un brote (es decir, nuevos crecimientos de las plantas, que pueden incluir tallos, yemas y hojas), se coloca dentro de la maceta y se rellena con el sustrato restante. Se riega aproximadamente por 1 mes hasta notar que al brote le salga raíces. En el momento que se evidencie la presencia de raíces, es allí cuando se cortará la rama para separarla de la planta de muicle original.

Otros arbustos fáciles de cultivar en el jardín con flores espléndidas son las zarzamoras y las gardenias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *