GERANIOS

Geranios

FLOR DE GERANIO

Los geranios son plantas muy comunes en balcones, terrazas y pequeñas zonas ajardinadas. Su rápido crecimiento y desarrollo, sus cualidades decorativas y su capacidad para cubrir con hojas, ramas y flores las zonas en donde se plantan, los hacen muy apreciados en jardinería. Su capacidad de adaptación a entornos difíciles, con temperaturas bajas o fuerte exposición solar, y su adaptación a zonas montañosas los convierten en fuente y motivo de satisfacción para quienes los plantan en el jardín.

La palabra Geranio proviene del griego “geranos”, que significa “grulla”, debido a la forma del fruto, parecido a la cabeza de una grulla.

Colores de los geranios

Los geranios son conocidos por sus vistosos colores, y es que presentan mucha variedad, ya que pueden ser rojos, rosados, blancos o púrpuras. Además, ofrecen un contraste muy bonito entre sus hojas verdes y sus flores coloreadas. Dependiendo del color de su flor, se le pueden atribuir diferentes significados:

  • Geranios rojos: estos geranios representan el cambio y una nueva perspectiva positiva.
  • Geranios rosados: estos geranios indican preferencia hacia una persona.
  • Geranio púrpura: representa el consuelo hacia otra persona.
  • Geranios blancos: simbolizan la paz, la pureza, la felicidad y la fertilidad.

¿Cuándo florecen los geranios?

Dependiendo de la especie de geranio, la planta puede florecer a mediados de verano o fines de otoño; aunque a veces han sido impredecibles y florecen en la primavera. Eso sí, nunca en invierno.

PLANTA DE GERANIO

Lo que se está acostumbrado a llamar geranio es un conjunto de plantas agrupadas en 2 géneros: Geranium y Pelargonium, ambos de la familia de las Geraniáceas.

El género Geranium agrupa 422 especies de plantas anuales, bienales y perennes. Muchas especies aquí agrupadas, poseen fitotoxinas, lo cual hace que otras herbáceas encuentren dificultades en penetrar plantaciones ya establecidas de una especie determinada de este género. Por ello se las reconoce como confiables tapizantes. Este género es originario de Europa y de América septentrional, es decir, zonas de clima frío.

Por otra parte, el género Pelargonium posee 200 especies de plantas herbáceas, arbustos perennes y suculentas, de las cuales, Pelargonium hortorum, Pelargonium domesticum y Pelargonium peltatum son algunas de las especies llamadas comúnmente Geranios. Este género procede del cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica, una zona de clima desértico, seco, con suaves temperaturas (de 10 a 20°C).

Cuidados de la planta

Los geranios son plantas que necesitan mucho sol. Independientemente del tipo de geranio del que se trate, es indispensable que estén ubicados a pleno sol, tanto durante los meses de verano como de invierno. Así mismo, durante los períodos más fríos es importante que se protejan adecuadamente de las bajas temperaturas y sobre todo de las heladas. En este sentido, se recomienda que, en el caso de vivir en un lugar donde los inviernos son especialmente fríos, los geranios se metan en casa durante estos períodos de temperaturas más frías, por lo que en estos lugares es mejor tenerlos siempre en maceta. Una vez dentro de casa, es fundamental colocarlos cerca de una ventana con abundante luz.

Respecto al riego, es importante regarlos a menudo, sobre todo durante los meses de verano, cuando la evaporación del suelo es mayor. Por lo general, soportan bien los suelos húmedos, aunque se recomienda no inundar las macetas para evitar la posibilidad de que sus raíces se puedan pudrir.

Por otro lado, también es importante tener en cuenta que el geranio es una planta que necesita de un abonado frecuente si se quiere que las flores del geranio, así como la propia planta en sí, estén fuertes y luzcan con tonos vivos. Para ello, lo más recomendable es diluir un poco de abono natural adecuado para geranios en el agua del riego cada 15 días o una vez al mes.

La planta del geranio necesita podas con cierta frecuencia. Hay 2 veces al año en las que la poda de la planta del geranio va a ser especialmente importante, que son a principios de primavera y en otoño a principios o mediados. En primavera para conseguir que la planta tome fuerza con vistas a la nueva temporada de floración, y en otoño para eliminar los restos de ramas y flores secas.

Así mismo, hay que tener en cuenta que la flor del geranio se suele secar pasados algunos días. Cuando esto sucede, es importante que se poden estas flores secas de forma independiente al resto de la planta, ya que será la mejor forma de que la planta del geranio concentre toda su fuerza en nuevas flores y crezca sana y fuerte.

Cuando la planta tenga un desarrollo bastante amplio y frondoso, se  puede separar la planta para replantar. Se puede hacer cada 3 o 4 años. La época más idónea es en la primavera.

CARACTERÍSTICAS DE LOS GERANIOS

Las especies del género Geranium son plantas herbáceas, con hojas simples, normalmente palmatidivididas, a veces casi enteras y dentadas, estipuladas (estípulas libres o soldadas, papiráceas), pecioladas. Las hojas basales se disponen generalmente formando una roseta; las hojas caulinares, alternas u opuestas. Sus flores forman una inflorescencia llamada Pleiocasio o cima umbeliforme.

Las flores correspondientes al género Geranium presentan 5 pétalos muy similares y radialmente simétricos, mientras que las que se corresponden con el género Pelargonium, presentan los 2 pétalos superiores diferentes de los 3 inferiores.

SIGNIFICADO DE LOS GERANIOS

Las culturas antiguas creían que el geranio tenía poderes mágicos para favorecer la fertilidad, el amor y además, protegían contra las fuerzas oscuras de los brujos.

TIPOS DE GERANIOS

Entre las especies más difundidas del género Geranium se encuentran:

Geranium robertianum:

Esta especie se adapta a zonas húmedas, crece espontáneamente y sus hojas son rosas en otoño. Es una hierba muy común que se expande por Europa, Asia y norte de África. Crece en las escombreras, muros viejos, terrenos pedregosos, linderos de bosques y lugares cenagosos, húmedos y umbríos. Puede crecer hasta en alturas de 1500 msnm.

Geranium macrorrhizum:

Semejante al geranio espontáneo o Geranium sylvaticum, que se adapta a pequeños jardines como planta tapizante y sirve para decorar zonas urbanas. El color típico de la flor es el rojo. Se multiplica con facilidad y se extiende por el terreno gracias a sus tallos rastreros.

Geranium sanguineum:

Apropiado para tapizar terreno en las zonas verdes urbanas y los jardines, necesita pocos cuidados. Con frecuencia acompañando al Geranium sylvaticum, distinguible por sus grandes flores púrpuras y por sus hojas de contorno redondeado que están profundamente divididas en segmentos lineares. Erecta o extendida, ramosa, perenne, de hasta 40 cm, tallos con largos pelos blancos y glándulas sin pedúnculo; rizoma robusto rastrero. Florece a final de primavera y en el verano.

Geranium psilostemon:

Muy conveniente para borduras y composiciones con otras plantas herbáceas perennes, de flores simples, con 5 pétalos y color rosa fucsia.

Los geranios, como se mencionó anteriormente, están conformados por algunas especies del género Pelargonium. Entre las especies más difundidas de este género se encuentran:

GERANIO ZONAL (Pelargonium zonale o Pelargonium hortorum):

El zonal se caracteriza por flores de un área de color marrón con forma de corona, en la zona central de la lámina. Las características principales de la planta son un tallo semileñoso en la base y más tierno en la parte apical. Hojas con largos peciolos, con el típico festón en el margen de las hojas; son bastante gruesas, casi carnosas y están cubiertas de una ligera pelusilla. Las flores están reunidas en inflorescencias o umbelas, con un largo pedúnculo. Cada flor tiene una corola irregular, con 5 pétalos: 2 erectos y 3 inclinados hacia abajo, y 7 estambres.

El geranio zonal puede tener flores simples, semidobles o dobles, de diferentes colores. Los colores más comunes y buscados son: rojo, rosa intenso y blanco; bastante menos difundidas son las variedades bicolores, multicolores o con festón. Según las variedades, este geranio puede alcanzar desde 30 hasta 70 cm de altura.

GERANIO DE HIEDRA O GITANILLA (Pelargonium haederifolium o Pelargonium peltatum):

Planta originaria de África del Sur y recibe el nombre de su hoja, parecida a la de la hiedra. La planta está formada por un tallo herbáceo con largos entrenudos, flexible, ideal para formar composiciones colgantes en balcones o en jardines. Hay muchas variedades, con grandes diferencias en su porte, colgante, caído, pero también compacto, así como en los colores: blanco, rosa, rojo e incluso con hojas jaspeadas.

GERANIO DE SEMIHIEDRA O CROTZI (Pelargonium peltatum zonale):

Es un híbrido entre el geranio zonal y el de hiedra. Parecido a los 2 tipos de los que proviene, este geranio no posee vetas oscuras sobre la hoja. Se diferencie del de hiedra en que tiene los márgenes de los lóbulos foliares más redondeados, las ramas muy rígidas y es más compacto que los geranios colgantes. Este geranio es perfecto para decorar y completar zonas, incluso de tamaño reducido.

GERANIO IMPERIAL O DE PENSAMIENTO, GERANIO REAL (Pelargonium grandiflorum o Pelargonium macranthum):

Es una planta vivaz originaria de Sudáfrica. Posee un hábito arbustivo, muy ramificado de tallos gruesos y robustos en ejemplares adultos de crecimiento erecto.  Sus flores son muy vistosas reunidas en pompones y de buen tamaño, superando los 5 centímetros de diámetro, compuestas por pétalos de colores variados que van desde el blanco hasta casi negro, con los 2 superiores con manchas oscuras.

GERANIO MALVA (Pelargonium odoratissimum):

Esta especie crece como un pequeño arbusto con raíces suculentas y tiene 30 centímetros de alto. Posee hojas simples dispuestas en rosetas de color verde manzana con forma de corazón o circular con muescas por encima de lóbulos poco profundos. Desprenden un olor dulce de manzana-menta al tocarlas. Los 5 pétalos son de color blanco a rosa claro.

GERANIO COMÚN, GERANIO DE JARDÍN, CARDENAL O MALVÓN (Pelargonium hortorum)

Es un híbrido originado por cruzamiento de P. inquinans y P. zonale, utilizada en jardinería como planta decorativa. Esta especie presenta un tallo suculento, erguido, pubescente, con estípulas en la base de las hojas y muy ramificados. Además, posee hábito de crecimiento de arbusto, subarbusto y herbáceo.

¿CÓMO CULTIVAR GERANIOS?

Los geranios pueden cultivarse fácilmente en macetas o en el jardín, y requieren muy poco cuidado, por lo que es una planta ideal para personas ocupadas. La mejor época para plantar los geranios es en primavera, luego de la última helada.

Para cultivar en macetas:

Lo primero que se debe hacer es elegir una maceta lo suficientemente grande para sostener el desarrollo completo del geranio, lo que también dependerá de la especie escogida. Para geranios pequeños, una maceta de 6 a 8 pulgadas estará bien. En cambio, para geranios más grandes, sería ideal una maceta de 10 pulgadas. Es muy importante que la maceta posea los orificios de drenaje en la base, debido a que un mal drenaje puede causar que las raíces de la planta se pudran o asfixiar la planta.

Luego, se coloca las semillas en el interior de la maceta, se rellena la maceta con el sustrato, se riega y se espera a que germine la planta. Cuando ya hayan germinado, se puede sacar la planta y plantarla directamente en el jardín.

Para cultivar en el jardín:

Un suelo bien mullido es el ideal para plantar los geranios. Para lograr esta condición se puede rastrillar o usar un arado que llegue al menos a una profundidad de 12 a 15 pulgadas. Luego del arado del suelo, se debe agregar una capa de abono de aproximadamente 2 a 4 pulgadas de grosor.

La distancia entre cada planta sembrada dependerá de la especie escogida. Si se escogió una especie grande, será necesario al menos 24 pulgadas de distancia entre cada planta para que tengan libertad para crecer. Por otra parte, para especies más pequeñas, es suficiente unas 6 pulgadas aproximadamente de separación entre cada planta.

Si se desea cultivar a partir de semillas, se debe colocar la semilla directamente sobre el suelo. En esta modalidad de propagación, por supuesto que el crecimiento será más tardío, y tardarás más en ver las primeras flores.

Si, contrariamente, se desea plantar un geranio ya germinado, el tamaño del hoyo deberá ser el doble del diámetro de la maceta donde está la planta. Luego, con mucho cuidado, se saca la planta de la maceta y se coloca en el hoyo, de forma que el borde superior del cepellón quede en el mismo nivel de la superficie del suelo. Se rellena el hoyo, se comprime alrededor del cepellón para fijar bien la planta y posteriormente se riega.

Otras plantas con flores vistosas y fáciles de cultivar en el jardín son los narcisos y las hortensias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *